EN OPINIóN DE

Mauro Delgado Hernández

Reestructuración o Refundación, Salida o Solución para evitar la Posible Desintegración del PRI

Partiendo de la base legal que menciona a los partidos políticos como entidades de interés público y no cotos de poder de unos cuantos, como sucede actualmente, y en virtud de que la conformación inicial del PRI fueron los campesinos, obreros y las clases populares, es inaceptable el asalto de algunos grupos de interés sobre este instituto político, cancelando sus objetivos esenciales de luchar a favor de los que menos tienen, procurar una justa y equitativa distribución de la riqueza nacional, y desde luego influyen fuertemente en el grave estancamiento e inmovilización en que se encuentra actualmente esta organización, motivada e inducida por militantes traidores, así como por sus enemigos y adversarios históricos, mismos que desean su desaparición desde hace buen tiempo y máxime ahora que funge como la tercera fuerza electoral del país.

Esto nos lleva a pensar en convocar a todas las bases militantes de este país, a sus sectores, cuadros, dirigentes y simpatizantes lo antes posible a una magna concentración nacional, donde se defina el destino político del Partido Revolucionario Institucional, de frente a los nuevos retos que imponen los tiempos actuales del nuevo milenio y corresponde a los miembros convencidos sacar adelante a un partido, el cual reconocemos ha cometido errores, pero también es justo darle el mérito de sus aciertos que son muchos en beneficio de los mexicanos, aun con la condición de hegemonía que tubo en algún tiempo.

Por tal motivo entre los Priístas bien nacidos, esta la misión de disipar lo más pronto posible el gran dilema: “¿Reestructuración a Ultranza o Refundación?“.

La militancia debe decidir a la mayor brevedad posible ya que de esta forma mantendremos vigente nuestro instituto político en beneficio de la transición democrática e institucionalidad de México.

Publicado: 17/07/2006